desde 1986...

Misioneros Del Camino siempre ha ido evolucionando para ofrecer una mejor vida a los niños huérfanos, abandonados y maltratados de Guatemala. Desde sus humildes comienzos en un pequeña casa, hasta lo que es hoy el Hogar,  todos sus esfuerzos han sido encaminados a proporcionarle buenas condiciones de vida a los niños. Como nuestro pasado, nuestro futuro está lleno de sueños e ideas de cómo satisfacer todas las necesidades que requieran los niños. Únete a nosotros y haz un compromiso con un donativo mensual para que podamos seguir el legado de amor incondicional.

 


estadisticas rapidas